domingo, 31 de julio de 2016

EL REGIMIENTO VICTORIA Y EL BATALLÓN TALAVERA.-

                        En una entrada anterior (Banderas Chilotas) mencioné que la bandera capturada a los realistas en la batalla de Cerro Pasco correspondía a la bandera coronela del regimiento de Voluntarios de Castro, que había pasado a integrar el segundo batallón del regimiento Talavera. Mi intención era en otra entrada hablar sobre la que se considera es la bandera del Talavera y empecé a buscar referencias, entre las que, obligadamente, se encuentra la magna obra de Clonard. Pues bien, la historia que encontré me pareció tan entretenida, que no pude dejar de resumirla para compartirla en este Blog.
                        El batallón Talavera se formó como el segundo batallón del regimiento Victoria, cuya historia comienza en 1704 en la ciudad de Vitoria, con la formación de un tercio de 500 hombres de la diputación de Alava, pero solo en 1707, el Tercio de Alava recibe el nombre de Regimiento de Victoria. En 1715 es disuelto, pasando su primer batallón al regimiento de Lisboa y el segundo al regimiento de Saboya.
                        En 1794 es recreado en Madrid, pasando a constituir parte de la guarnición de Cádiz con el nombre de Granaderos Voluntarios de Estado. Su composición fue variando hasta que en 1799 consta de 3 batallones con 5 compañías de granaderos cada uno.
                        En 1802 se suprime el nombre de granaderos y pasa a denominarse regimiento de línea Voluntarios de Estado. Desde 1797 hasta la paz de Amiens en 1803 el regimiento se divide en piquetes de infantería que sirven en los barcos de la armada. Reunificado, el regimiento pasa a guarnecer la plaza de Ceuta participando en la lucha contra los moros hasta 1806, en que es destinado a la guarnición de Madrid.
 
Escudete del Regimiento Victoria. 
                       Durante los sucesos del 2 de mayo de 1808, el coronel del regimiento, marqués de Casa-Palacio acuartela a sus hombres, pero dos compañías luchan junto al capitán Pedro Velarde en la defensa del parque de artillería de Monteleón. El resto del regimiento desertó para reunirse en Galicia y seguir la lucha.
                        En el Ferrol se inicia la tercera recreación del regimiento bajo el nombre de Voluntarios de la Victoria con 1200 hombres (junto a los fugados de Madrid formaron presidiarios  con “condena limpia” y oficiales de la armada) divididos en dos batallones. Estos batallones sufrieron la suerte de los ejércitos españoles durante la guerra peninsular, siendo reformado con reclutas de las distintas regiones de España, luchando con distinción hasta la batalla de Toulouse el 10 de abril de 1814 con 742 plazas.
                        Las bajas habían reducido al regimiento a un único batallón desde 1809. Cuando ya la derrota de las fuerzas de Napoleón parecía incontrarrestable, a fines de 1813, se comenzó a formar el segundo batallón del regimiento Victoria en el arsenal de la Carraca. Desde un comienzo se pensaba destinarlo a ultramar y se le dio el nombre de la batalla de Talavera, pero se continuó considerando como el segundo batallón del regimiento Victoria. En este punto, la historia sigue dos caminos (y pronto seguirá tres) que se tomarán por separado, aunque son contemporáneos:
                        El primer batallón se embarcó en Cádiz el 7 de febrero de 1815 junto a la expedición del general Morillo con destino a Costa Firme (Venezuela), siendo su coronel Miguel de la Torre, quien lo dirigió brillantemente durante las campañas de la guerra de independencia de la Gran Colombia hasta junio de 1818, cuando el batallón es desmovilizado para reforzar otros cuerpos.
                        El segundo batallón del Victoria, o batallón Talavera llega al Callao en mayo de 1814, dejando 2 compañías en Lima, el grueso se embarca hacia Talcahuano y dará el golpe de gracia a la Patria Vieja chilena, manteniéndose de guarnición en Chile hasta su destrucción en la batalla de Chacabuco el 12 de febrero de 1817. Sin embargo, con esto no desaparece el nombre Talavera: Las dos compañías que permanecieron en Lima, formaron, con recluta local el segundo batallón del –ahora- Regimiento Talavera, a las órdenes del teniente coronel Vicente Gonzalez. Si bien en América se conoce como segundo batallón de Talavera, en realidad se trata del tercer batallón del regimiento Victoria. En septiembre de 1818 el Talavera recupera el nombre de Victoria, pasando su segundo batallón (reformado con los restos del primer batallón que volvieron con Maroto de Chile) a constituir su primer batallón y el tercer batallón (reforzado con los Voluntarios de Castro llevados al Perú por el coronel Rodriguez Ballesteros) a formar el segundo batallón del regimiento Victoria Expedicionario… Efectivamente, debemos agregar el adjetivo expedicionario para distinguirlo del Victoria Peninsular (este es el tercer camino).
                        En febrero de 1815 en las plazas de Santander y Santoña se formó el regimiento gemelo peninsular del Victoria con tres batallones provenientes de los regimientos Plascencia, Tiradores de Cantabria y Voluntarios de Navarra. El regimiento Victoria peninsular cumple funciones de guarnición en diversas localidades hasta el inicio de la guerra civil en 1820, en cuyos combates va desgastándose hasta su desmovilización en 1823.
                        Hemos de concluir las historias de los dos batallones expedicionarios: El primer batallón (ex segundo del Talavera) fue aniquilado en la batalla de Pasco en 1820, pero sus restos fueron reforzados en Lima y en 1821 se embarca a Quito, luchando hasta la derrota de Pichincha. Los sobrevivientes se embarcaron hacia España, fundiéndose con los dos batallones del gemelo peninsular (en 1821 se concentran sus tres batallones en dos) que guarnecía el puerto de la Coruña en 1822. En tanto, el segundo batallón (ex tercero del Talavera) siguió la suerte de los restos del ejército de La Serna en Ayacucho en 1824.


                        En este cuadro se resume, espero que en forma clara, la evolución de los distintos batallones que sirvieron bajo el nombre de Victoria. Debo dejar en claro que Clonard en el tomo XI de la “Historia orgánica de las armas de infantería y caballería” no profundiza la actividad del primer batallón del Talavera en Chile. Menciona que se traslada del Callao a Talcahuano y de ahí establece que Regresa con Maroto a Arica… Aunque no menciona la destrucción del primer batallón del Talavera en Chacabuco, sigue el derrotero de los dos batallones restantes (segundo y tercero del Talavera) como segundo y tercero del Victoria, título que solo adquieren en septiembre de 1818.

No hay comentarios:

Publicar un comentario