sábado, 16 de mayo de 2020


LA PANDEMIA DE LA PATRIA VIEJA

                        Bueno, a pesar de lo expuesto en la entrada anterior… Aquí estoy de nuevo. La vida tiene imponderables y… ¿¡Qué más imponderable que una pandemia!? Con motivo del exceso de tiempo disponible, ordené mi escritorio (en otra entrada profundizaré al respecto), encontrando un par de cajas de la “Crónica Militar de la Patria Vieja”, esto me llevó a revisar el correo de María de los Ángeles, comprobando que habían algunos pedidos de 2018 y 2019 sin contestar. Escribí explicando la situación y pidiendo disculpas… a vuelta de correo recibí una confirmación de que algunos mantenían el interés en adquirir el libro. Luego de enviarles las copias solicitadas y comprobar que debía reajustar su precio por el aumento en el valor del envío, aunque mantuve el precio antiguo a los fieles y pacientes interesados, revisé este blog, sorprendiéndome que el número de visitas se ha mantenido constante a pesar del silencio de casi 2 años… Esto sumado a un par de contactos solicitándome información de uniformología me despertó de mi letargo y me decidió a subir esta entrada.
Judas Tadeo Reyes. retrato de Gil de Castro 1815
                        La viruela llegó a Chile con Francisco de Villagra, a La Serena en 1554. A contar de esta fecha asoló en brotes c/4-5 años a todo el país atacando, con una letalidad de 30%, a colonos y aborígenes. Durante el gobierno de Muñoz de Guzmán, en 1805 llegó la vacuna y se creó una Junta de Vacuna Filantrópica para su distribución.
                        En 1811 un nuevo brote de viruela asoló la capital y se reactivó la Junta Filantrópica bajo la dirección de Manuel de Salas. El aumento de casos alarmó a la Junta de Gobierno (J.M. Carrera, José de la Cerda y José Santiago Portales), solicitando al Cabildo de Santiago que reactivara la vacunación. El Procurador General del Cabildo, Anselmo de la Cruz sugirió la formación de una Junta de Vacuna a cargo de  Judas Tadeo Reyes, delegado del gobierno, apoyado por 24 diputados. El 24 de marzo de 1812 la junta aprobó la iniciativa y Judas Tadeo Reyes asumió sus funciones, entregando el 5 de abril un instructivo de funcionamiento de la Junta de Vacuna, que fue aprobado por el gobierno el 8 del mismo mes. A continuación transcribo el instructivo completo, pues a través de este documento se aprecia cómo se enfrentaba el problema en esta época, además de la rigurosidad y espíritu organizativo de Judas Tadeo Reyes:   

Instrucción para los Diputados de le Junta de vacunación virolenta de la Capital de Santiago, con superior aprobación.

A propuesta del ilustre Cabildo, la Excelentísima Junta Superior Gubernativa del Reino, para facilitar el uso y propagación de la transfusión de la vacuna extintiva de la viruela natural, encarga este importante cuidado a la nueva Junta, que en lugar de la filantrópica, ya disuelta, ha instituido, bajo de su superior protección y Presidencia, compuesta de un Delegado, y veinticuatro diputados.
Éstos, cuando el Delegado les avise turnarán dos en cada mes asistiendo los Martes y Viernes a la operación de la vacuna que se practica en la sala del ilustre Ayuntamiento desde las ocho hasta las diez del día poco más o menos, según la concurrencia de vacunados.
Repartirán los dos su alternativa por semanas, o días según más les acomode, y si alguno en el que le tocare estuviere embarazado, se avendrá oportunamente con el compañero para que le subrogue, aligerándose de este modo la pensión, y evitándose su perjuicio en sus negocios urgentes e incompatibles, que puedan atravesárseles en aquellas ocasiones.
Vigilarán la puntual asistencia del facultativo vacunador, quien tiene asignación de dinero para los gastos menudos, y gratificar a veces a algunos vacunados, principalmente a los que suministran el fluido de brazo a brazo.
Se tratará a todos con suavidad y agrado para que difundan en el público buenas especies de la vacunación, y así se animen los tímidos y se desimpresionen los preocupados, aprovechándose de este beneficio para la conservación de la vida.
Atenderán a que los vacunados vuelvan el día de la siguiente operación, o cuando se les prevenga, obligándolos en caso necesario con auxilio de los señores alcaldes, para que se vacunen de nuevo los que el facultativo reconozca haberles brotado falsa la primera vez.
Se llevará cada día en el libro, o cuaderno que habrá para el efecto, lista de las personas que se vacunan, con expresión de su edad, calle, y casa de su habitación, y al fin del mes la firmará el vacunador, poniendo los diputados su visto bueno, cuya razón se pasará al delegado para que la de a la superioridad, y se satisfaga del progreso, y adelantamiento que cada uno consiga, según el número de individuos vacunados en sus turnos.
Excitarán por medio de recados políticos a los jefes de los cuarteles, y administradores de los hospitales para que envíen a vacunar a sus dependientes que lo necesiten: reclutarán también entre los vivanderos, y concurrentes a la Recova, y plaza a los que indaguen necesitar este remedio, valiéndose hasta de la fuerza, con auxilio de alguaciles, o de las guardias militares próximas, y finalmente se hará la misma diligencia en la cárcel, y Casa de Recogidas.
Supuesto que en esto se interesa la caridad cristiana, el bien de la humanidad, y el crédito de la diputación en común, y que la dedicación de quince días al año de cada uno, es corta, se extenderá el celo de todos indistintamente a excitar de continuo a las gentes que supieren no ser virolentas a que vayan a vacunarse, compeliéndolos también si dieren lugar a ello, principalmente a los grandes que corren más peligro de la viruela natural, y son los más renitentes, a cuyo efecto averiguarán los que hubieren de esta circunstancia en el barrio de su habitación, y en los que más adelante se les repartirá en el mapa de la ciudad, para que se extienda a toda ella esta requisición.
Podrán asistir a la vacunación los que quieran en cualquier día, aunque no estén de turno, para fomentar el espíritu filantrópico, saber las ocurrencias de esta especulación, y cooperar al intento, por modo de una asociación de misericordia.
El que necesite para los fines indicados algún auxilio, o advierta cualquier obstáculo, que no estuviere en su mano allanar, se servirá manifestarlo al Delegado para su reparo, o que si depende de la Superioridad, lo solicite.
Asistirán a las juntas que el Delegado convoque por sí, o por orden superior, para los asuntos que por si dificultad parezca conveniente oír los conocimientos de todos, o proceder con su acuerdo en lo relativo al proyecto en general.
Debiendo el Delegado cuidar de que el vacunador del campo ejercite continuamente la operación, le ayudarán los diputados de quienes se valga, para que poniéndose antes de acuerdo con los señores párrocos rurales de este partido de Santiago, y el juez realengo respectivo, se fije un día de fiesta en que concurran, y hagan publicar después de misa parroquial en la puerta de la Iglesia, el lugar cercano a ella, y el tiempo en que el vacunador ha de operar allí, y promuevan todos uniformemente los medios más ejecutivos para que se estimulen a vacunarse cuantos lo necesiten, y se obligue a los morosos.
Santiago, 5 de Abril de 1812.
Judas Tadeo de Reyes

                        Reyes era realista, pero actuó con la misma diligencia con la que se había desempeñado durante 32 años como Secretario de la Presidencia y Capitanía General de Chile. En el primer trimestre de 1812, bajo la dirección de Manuel de Salas, se habían vacunado un promedio de 171 personas al mes. Con la nueva organización, se alcanzó un promedio mensual de 413 inoculaciones hasta el 30 de junio. Durante estos 3 meses, se publicaban estadísticas mensuales del progreso de la vacunación en la “Aurora de Chile” y se insistía en la necesidad de convencer a los reticentes a vacunarse, incluso con el empleo de la fuerza. El último informe firmado por Judas Tadeo Reyes el 6.7.1812, se publica en el número 24 de la “Aurora de Chile” el 23.7.1812 y lo transcribo completo:
En el próximo pasado mes de Junio, se ha inoculado en los cuarteles militares y en el vacunatorio público con feliz suceso a 590 personas de ambos sexos; las 158 desde uno a cinco años de edad; 187 desde la de cinco a diez; 151 desde diez a veinte; 76 de veinte a treinta; 14 de treinta a cuarenta, y 4 desde cuarenta hasta la vejez. Se observa que va en aumento duplo la progresión del número de vacunados adultos, y mayores de edad, respecto de los meses anteriores, y esto persuade que se van desimpresionando las preocupaciones que el vulgo había concebido de la ineficacia de este saludable preservativo”.

                        En los 6 meses siguientes, el promedio mensual de vacunación bajó a 163. Aunque no encontré en los libros de historia la causa del retiro de Reyes, es fácil deducirlo: La Junta de Gobierno decretó el 16.7.1812 el uso civil de la escarapela tricolor y el 30 de julio su obligatoriedad en los funcionarios públicos. Judas Tadeo Reyes, siendo ferviente realista, prefirió renunciar a su labor pública antes que renegar de sus principios.
                        En octubre de 1812 la “Aurora de Chile” vuelve a publicar artículos referentes a la vacunación, pero exponiendo las estadísticas de los ingresos y altas hospitalarias. Esta estadística podría interesar más a los wargamers, pues especifica las bajas en las distintas unidades militares de la capital. Entre el 1° de octubre de 1812 y el 31 de enero de 1813 se hospitalizaron 350 granaderos, 113 nacionales, 71 artilleros y 9 asambleas; registrándose 19 muertes; esta bajísima letalidad, de un 3,5% contrasta con el 22,8% de la mortalidad de los 391 civiles hospitalizados en el período.
                        Los informes de este período están firmados por Manuel Joaquín Valdivieso, y en el correspondiente al mes de diciembre se incluye la siguiente nota:

Nota: Continúan los horrorosos estragos de la viruela anunciados en el extracto del mes de Octubre. Nunca, ni cuando carecíamos del gran beneficio de la vacuna, se había visto peste de más malignidad según los físicos de la casa; así ha sido la de 32 virolentos que ha asistido el hospital este mes, y componen la mayor parte en el número de los muertos; esto quiere decir que hallándose, como se halla hoy, expedito el vacunatorio de la capital, y a cargo de unos funcionarios celosos y contraidos, solo causa este mal la dura pertinacia de los desgraciados pacientes, que han podido hasta ahora desasirse de esa miserable preocupación que les quita conocer las ventajas de la vacuna, para arrastrarlos incesablemente al sepulcro. Su humanidad dejará de verse afligida en esta parte cuando se acuerde por la autoridad respectiva una procedencia fuerte de ejecución a que se presten a su propio bien. Fecha ut supra.
Manuel Joaquín Valdivieso.

                        Como se puede ver, en Chile más de 200 años de historia no nos han enseñado a enfrentar las pandemias. Se mantiene la resistencia de la población a cumplir con las medidas adoptadas por la autoridad y las pasiones políticas brotan a la primera oportunidad afectando el manejo y evolución de la epidemia…
                        Para quienes quieran profundizar en el tema de la viruela y vacunación en Chile, les puedo sugerir el libro (No lo he leído, pero los comentarios son buenos):

“Viruela y vacuna” (Ed. Universitaria, 2016) de Paula Caffarena Barcenilla.

                        En el sitio: http://www.historia.uchile.cl/CDA/fh_index/index.html, se pueden encontrar todos los artículos publicados en la “Aurora de Chile” referente a la viruela y vacunación. Estos números son: Tomo I: 11, 14, 18, 24, 39, 46. Tomo II: 1, 3, 6. Después de este número no hay más artículos refiriéndose al tema y luego, la guerra ocupa las publicaciones del “Monitor Araucano”.

domingo, 5 de agosto de 2018


VACACIONES EN EL BÁLTICO (ENTREGANDO EL TESTIMONIO)

                        No tiene mucha justificación demorarme nueve meses en subir una nueva entrada a este blog y, más encima, con un encabezado totalmente fuera de tema… En realidad, a los interesados en la Patria Vieja o los Wargames les recomiendo no perder más tiempo y “goglear” en otros sitios de su interés. Solo deseo ordenar mis pensamientos los que, como podrán intuir por el enigmático título, están bastante dispersos. Espero que al final todo tenga sentido para mí (es mi método de estudio: escribo y al leer tengo una perspectiva más completa del tema) y para quienes tengan la paciencia de seguir mis elucubraciones.
                        Aprovechando que mi hija Francisca fue a Alemania por un trabajo de su universidad, decidí que podíamos ir a buscarla y conocer los países que rodean el mar Báltico que hace tiempo han despertado mi curiosidad por varios motivos: Dinamarca, por su sistema económico comunitario (sin ser socialista) y ser uno de los pocos ejemplos en que la mayoría de la población se sacrificó por una minoría (salvaron a la inmensa mayoría de los judíos daneses durante la IIWW transportándolos en secreto a Suecia. De los 400 deportados a los campos de concentración, murieron solo 51. El gobierno danés mantuvo contacto con los prisioneros, enviándoles suministros y cubriendo, en lo posible, sus necesidades, lo que explica la relativamente baja mortalidad); Suecia por su alto estándar de vida (nuevamente, me intrigaba su socialismo-capitalista, que me recuerda la famosa frase de Nicanor Parra “la izquierda y la derecha unidas, jamás serán vencidas”) y su solidaridad con los exiliados chilenos del ’73; Finlandia que miramos con envidia por su sistema educativo, además de su heroica y eficaz defensa contra la agresión soviética de 1939; las nuevas repúblicas bálticas: Estonia, Letonia y Lituania… eran mi mayor interés: No podía comprender, cómo estas pequeñas repúblicas resistieron la “sovietización” por más de 50 años, manteniendo su identidad nacional con una fuerza tal que reconstruyeron sus países, pudiendo ingresar a la Unión Europea en apenas 12 años; por último, Polonia… la trágica y heroica Polonia.
                        El viaje comenzó en Berlín; estuvimos en un hotel de la ex zona soviética, que conserva aún diferencias con la ex zona federal que ya conocía; esta vez fuimos a Potsdam al palacio de Sans Souci, donde está enterrado Federico el Grande junto a… ¡su caballo y sus perros!. En esta época de reivindicaciones de género habría sido derrocado antes de lograr su primera victoria militar… las vueltas de la historia.
                        Dinamarca es, como todos los países visitados muy limpio y ordenado; para un chileno es chocante entrar en un puerto donde no hay olor a pescado, basura acumulada, ni manchas de aceite en el mar… es irreal. Los campos están bien cultivados y, a diferencia de lo que pensaba, las extensiones de los potreros son grandes y se ven pocas casas. Al parecer las cooperativas agrícolas son más comunitarias, pero tendré que estudiarlo en otra ocasión. La gente es amable, pero correcta, es decir se conserva la distancia y se respetan los horarios. Las sonrisas son escasas, pero uno se siente seguro interactuando con ellos, que se esfuerzan por comprender y hacerse entender. Nos tocó presenciar la celebración del fin del año universitario, actividad que refleja, a mi modo de ver, a toda la sociedad. Recuerden como son los “Mechoneos” en Chile y comparen: Cada curso contrata un camión del ejército que lo decoran con flores y lienzos con chistes y su identificación de carrera y universidad. Los estudiantes se ponen un gorro blanco de marinero con visera y se suben junto a muuuchos barriles de cerveza. Recorren las calles de Copenhague cantando, saludando y gritando… cada vez más alto e ininteligible a medida que se van vaciando los barriles de cerveza. Terminan en una plaza, bañándose con ropa en una fuente. Cantan, bailan y luego se suben al camión y se van… a los pocos minutos llega otro camión y así sucesivamente. Lo pasan bien, toman hasta reventarse y… casi no molestan a nadie.
                        En Suecia los campos cultivados son más escasos, predominan los bosques y, bastantes abundantes en medio de los campos, las industrias y fábricas… sorprendente para alguien acostumbrado a los cordones industriales que apestan las periferias de las ciudades. Estocolmo es una ciudad con muchos museos y mucho comercio. Por suerte estuvimos 2 días: El primero acompañé a las compras de las mujeres, pero aproveché de probar el famoso pastel de la reina (en general el Báltico no es para hacer turismo gastronómico, aunque me encantó la cerveza, especialmente la danesa) fumando mi pipa en un café y vi el partido de Suecia vs. Suiza en la calle. Esa tarde, después del triunfo de Suecia, vi por primera y última vez en todo el viaje, a la gente sonriendo y hablando en voz alta en la calle (como dirían los intelectuales de la pelota “cosas del fútbol”). Al segundo día ellas me acompañaron a los museos. El Museo Militar fue un hito importante: Es muy completo, interactivo y … anti-belicista. Comienza con un diorama a tamaño natural de tres chimpancés (de tamaño adulto, es decir 1,60 mts de estatura) matando salvajemente a otro chimpancé y unos pasos más allá, una cabeza nuclear real… α y φ, el principio y el fin de la especie. Me impactó el mensaje: Está en los genes, la idea es la misma, la sofisticación de la civilización, solo estiliza los colmillos y las manos empuñadas, no puede transformar nuestros instintos, los que no son más que expresión de nuestra bestialidad. Luego de un rápido paso por la sala de la Edad Media, está la de la guerra de los 30 Años. Nuevamente los dioramas escala 1:1 con figuras de cera (no los maniquíes de la mayoría de los museos) muestran los horrores de la guerra: Un campamento con huérfanos vestidos con despojos de uniformes, soldados famélicos, mujeres desgastadas y un hombre botado tras una carpa sudoroso y pálido (excelentes figuras) muriendo de peste. En otro diorama, una anciana desdentada corta un trozo de carne de un caballo en evidente estado de putrefacción y grita a un perro flaquísimo que no suelta su bocado… La guerra… todo aquello que me asquea y me bloquea en mi hobby ahí, frente a mí, y al lado, el ejército de Gustavo Adolfo en un diorama 1/32, con la caballería en las alas, los mosqueteros en 3 líneas y los piqueros flanqueándolos en un hermoso despliegue. Lo heroico frente a lo atroz… Nada de héroes que mueren cantando la canción nacional, sonriendo abrazados a la bandera, ni marchas militares que “inflaman el patriotismo”. Este es el tipo de museos que deben visitar los niños y adolescentes para mostrarles lo que se esconde tras el fanatismo e irresponsabilidad de pseudo-líderes que llaman a ¡¡Luchar contra... lo que sea!!. Y los hombres (y mujeres) marchan a la guerra… y su sufrimiento se olvida, los líderes vencedores y su séquito disfrutan de las ganancias y los perdedores rumian la venganza… para volver a empezar.
                                   No voy a cansar a quien siga leyendo con el resto del excelente museo, solo referiré dos cosas. Al final está la reproducción, con los objetos reales de un soldado sueco destinado como fuerza de paz en Bosnia, de su cuarto. Nuevamente llevando la guerra a la experiencia personal del soldado. Por último, me había extrañado ver en la sección de souvenirs un erizo (el mamífero) con uniforme sueco: Es el símbolo del ejército sueco y representa su doctrina de ser solamente una fuerza de defensa, sin ninguna pretensión ofensiva a pesar de su avanzada tecnología.
                                   Luego de una noche a bordo de un transbordador, llegamos a Finlandia. Los finlandeses son gente de sonrisa fácil y encantadores. En una feria callejera de Helsinki le pregunté a un vendedor si podía fumar mi pipa en ese lugar. Me miró sorprendido y me dijo que por supuesto, que todos fumaban allí. Había dado un par de pasos hacia otro puesto, cuando el vendedor me llamó y saliendo de su negocio me dijo en ingles “Señor, usted es el primero que pregunta si se puede fumar, ¡gracias, es usted una buena persona!”… ¡casi me lo creí!, pero reaccioné y le contesté que el suyo era un país muy agradable y no quería molestar a nadie. La verdad es que es muy agradable. Comimos “comida rápida” en la calle: Salmón y arenques a la plancha (¡frescos!), con verduras y papas salteadas. Entregan el plato de cartón con una servilleta encima y una advertencia: ¡cuidado con las gaviotas!... efectivamente las gaviotas andan revoloteando y pueden dejarte con el plato vacío… Las pobres tienen que robarle a los turistas, porque no hay pescados pudriéndose en el suelo en ninguna parte… ¿Les dije que estaba en un puerto?.
                                   Después de almorzar fuimos a la isla-fortaleza de Soumenlinna (Svaborg en sueco), donde se tiene la oportunidad de caminar por dentro de un submarino de la WWII (solo sala de torpedos, máquinas y dormitorio de maquinistas) y visitar el museo del ejército centrado justamente en la participación de Finlandia en la WWII. Completísimo, con dioramas 1/72 de un “Motti” soviético y un bunker 1:1 de la línea Mannerheim. Además de uniformes, armas, hasta un tanque Vickers con la cruz gamada finlandesa… para estar un par de horas, pero el tiempo era reducido y tuvimos que correr bajo la lluvia para ver las murallas costeras y mojar las manos en el mar Báltico.
                                   Un nuevo crucero en transbordador nos llevó a Tallin y comenzó nuestra visita a las repúblicas bálticas. Aunque muy diferentes en cuanto a origen étnico y cultura, las tres tienen una historia moderna, con respecto a su relación con la Unión Soviética, similar y referiré mi impresión general: Luego de un corto período de independencia, de 1918 a 1939 fueron incorporadas a la Unión Soviética y, tras la WWII, sufrieron un rápido proceso de “rusificación” con cientos de miles de estonios, letones y lituanos deportados a Siberia y la inmigración masiva de rusos que coparon la administración estatal y los mejores puestos de trabajo (de acuerdo a los estándares soviéticos). Se suprimieron las lenguas nativas y el ruso, con el alfabeto cirílico, fueron impuestos como lengua oficial.  Si bien hubo resistencia armada (los “Hermanos del bosque”, cuyos últimos efectivos fueron apresados en 1975!) esta fue mínima… pero la identidad nacional no se perdió. ¿Cómo?: ¡Cantando!... ¡Si! Sin derramamiento de sangre (ya habían muerto suficientes mártires), mantuvieron sus tradiciones cantando canciones folklóricas (en Estonia, por ejemplo hay más de 2 millones registradas). Una vez al año se juntaban 20.000 a 30.000 personas en un festival que reunía coros de todo el país, cuyos integrantes ensayaban todo el año. En los festivales debían cantar el himno de la Unión Soviética y canciones comunistas, pero después que se iban los representantes del partido comunista, cantaban en su lengua materna sus canciones… En los ‘80 ya se reunían más de 100.000 personas y en  1989 se formó una cadena humana de Tallin a Riga y Vilnnus, uniendo las capitales de las tres repúblicas (más de 600 kms., con casi 2 millones de personas). Después de esto los acontecimientos se precipitaron, hubo referéndums, elecciones libres y, finalmente la declaración de independencia. El caso de Estonia es destacado. Existía un partido pro-soviético (formado por rusos y sus descendientes) que trató de retomar el poder invadiendo con 5000 manifestantes el congreso. No dudaban que si eran desalojados por la fuerza, darían un pretexto a Moscú para invadir el país y retomar el poder. Sin embargo el pueblo estonio respondió al llamado radial de sus congresistas y comenzó a rodear el edificio del congreso. Se juntaron más de 200.000 personas que cantaban a su independencia. Los pro-soviéticos quedaron aislados y tuvieron que renunciar a sus peticiones, pero no sabían cómo salir. Se les prometió seguridad y, efectivamente, la multitud les abrió un pasillo, por el cual caminaron sin recibir ni un insulto, ni golpe. ¡que ejemplo de civilización!. Nadie tiró una piedra, ni desgarro su garganta en chillidos histéricos escondido tras la seguridad del anonimato de la masa. Esta escena la vi en video y, comparándola con las manifestaciones de nuestros heroicos chilenos encapuchados, sentí una vergüenza tremenda (la misma que me embargó cuando vi a los japoneses haciendo cola para obtener suministros esenciales después del tsunami y se contrastaba con los saqueos vistos en Chile después del terremoto de 2010)… Ya tenía la respuesta a la pregunta que me llevó a las repúblicas bálticas… no necesito escribirla, es evidente.
                        En Riga, capital de Letonia, tuvimos la suerte de ver en pantalla gigante puesta en una plaza uno de estos festivales de la canción: Es una actividad de toda la tarde hasta altas horas de la noche (bueno en verano, prácticamente no hay noche). Todos los coros, con sus trajes típicos regionales forman un coro inmenso, de miles de personas, que se van renovando, al igual que el público, durante todo el día. Todos cantan las mismas canciones, dirigidas por directores destacados (a juzgar por los aplausos que los recibían. He de reconocer que mi letonio es nulo). En un momento se hizó la bandera y se cantó la canción nacional: Todos se pusieron de pie y entonaron un himno precioso, como un lamento que se va suavizando hasta terminar en un canto de esperanza. No sé si la emoción que sentía (Ojos anegados de lágrimas y nudo en la garganta me tenían medio desestabilizado) me sugestionó, pero así lo sentí. De nuevo la comparación con nuestra canción nacional chillada en los estadios de futbol fue un contraste desagradable.
                        Desgraciadamente la estadía en Varsovia fue corta… y lluviosa, pero la guía local hizo un speech frente al monumento en memoria al holocausto que resumió lo que andaba buscando: Chilenizándolo dijo “otra cosa es con guitarra”. Es fácil criticar y moralizar si no se entiende o se es incapaz de empatizar con aquellos que despreciamos por conductas que nos parecen deleznables. Es fácil decir con desprecio “denunciaron a un judío escondido en un departamento”, pero ¿qué ocurría se ese judío era descubierto por los nazis?: Todos los habitantes del edificio iban directo a los campos de concentración, lo que era una condena a muerte lenta. ¿Quién en su sano juicio arriesga a sus hijos a una muerte segura?. ¿Proteger a su familia es un crimen de lesa humanidad?. Por supuesto que hubo quienes lo hicieron y los consideramos héroes, pero en la población mundial, los héroes son tan escasos como los psicópatas: 1-2%. El 99% de nosotros debemos tomar decisiones difíciles, guiadas por nuestro instinto y la conservación de la especie (familia) es el más fuerte. Volviendo al caso danés, la historia fue distinta, porque los daneses evacuaron a los judíos antes de que tuvieran necesidad de esconderse; tuvieron la sabiduría de comprender que si no actuaban inmediata y decididamente, el problema se iría haciendo cada vez más difícil y se verían expuestos a situaciones sin salida.
                        Bien, he terminado y ahora he de reordenar mis pensamientos y prioridades. Mi tiempo libre se verá disminuido en estos meses (ahora, a fin de mes se publica la última edición del Harrison, mi “biblia médica”) y no sé qué haré con él. Termino con el título de esta entrada: Debo entregarle el testimonio de la carrera por divulgar la Patria Vieja y la independencia de Chile a las nuevas generaciones, más decididas e impetuosas, sin dudas que frenen su andar y llenos de nuevas ideas. Finalizo con una lámina que me envió Sebastián Calderón. Personas como él, Fernando Valle, Francisco y otros tienen la palabra…












domingo, 26 de noviembre de 2017

PRIMER CONGRESO IBEROAMERICANO DE HISTORIA MILITAR

                        Los días 22 y 23 de noviembre se realizó en el Edificio Ejército Bicentenario (Ex - Arsenales) esta genial iniciativa conjunta de la Academia de Historia Militar y del Ejército de Chile. Fui invitado por mi amigo el coronel.(R) Gabriel Rivera, a quien conozco desde que era director del Departamento de Historia Militar del Ejército (actual Departamento Cultural, Histórico y de Extensión del Ejército). Creo que me demoré 2 días en tomar la decisión de  asistir, o sea, ¡Nada!. Aparte de significar un respiro a la rutina de un fin de año pesado, era excitante la perspectiva de conocer la experiencia independentista de los otros países de América. Lo único pesado era tener que asistir en tenida formal (chaqueta y corbata) en días laborales, en un Santiago con temperaturas probables superiores a los 30° a la sombra.
El edificio Ejército Centenario que fue ampliado hacia el sur. No sé mucho de arquitectura, pero me gustó mucho la transición de lo clásico a lo moderno conservando una unidad visual.

Vista del edificio desde la pasarela sobre la línea 2 del Metro: Hermoso edificio.

La entrada: Imponente, el fotógrafo mediocre no incluyó completa la leyenda "Arsenales de Guerra"
El escenario. En primer plano, al centro el coronel Gabriel Rivera coordinando el viaje de retorno con los delegados del ejército paraguayo.
                        La experiencia satisfizo todas mis expectativas y el calor no fue tan insoportable en el metro, ni en las calles (hube de caminar unas 3-5 cuadras “a la sombrita”).El auditorio tenía aire acondicionado, así es que todo bien. El programa era maratónico, pero muy bien desarrollado por los distintos expositores. Lo limitado del tiempo no permitía profundizar mucho los temas, pero sí daban una idea general bastante completa como para comparar las similitudes y diferencias entre los procesos independentistas de los distintos países Hispanoamericanos y del Brasil.

El programa del congreso
El Comandante del Ejército, ganeral Humberto Oviedo en su discurso inaugural

Aspecto de los conferencistas (España y Argentina con moderador chileno), variedades de uniformes.

Excelente apoyo audio-visual

La compleja situación de ls Provincias Unidas del Mar del Plata

La lucha de la naciente Colombia contra la reacción realista del sur

Magnífica línea del tiempo.
                        Obviamente no puedo resumir todas las exposiciones, pero sí destacar los conceptos que fueron novedosos y esclarecedores para mí: En primer lugar, el coronel español Miguel de Rojas Mulet destacó al proceso de reformas borbónicas en el s. XVIII, destinadas a centralizar la administración como una causa importante en el ambiente de rebelión de los reinos americanos (otro concepto interesante: la corona no consideraba sus posesiones americanas como colonias, sino que reinos dependientes directamente del Rey, es decir no eran posesiones de España). Para apoyar esta idea plantea que el vacío de poder motivado por la invasión napoleónica, que gatilló la rebelión americana, también se había producido durante la Guerra de Sucesión Española, sin embargo, los reinos americanos permanecieron impasibles auto administrándose como lo establecía la regencia de los Austrias en los siglos XVI y XVII. Ahora bien, la idea de formar juntas de gobierno que detentaran el poder en ausencia del Rey se consideraba legal, pues en los orígenes de la monarquía española se establecía que el poder residía en el pueblo y este le entregaba voluntariamente el poder al Rey, para que este con su sabiduría y apoyo divino lo administrara para bien del pueblo. Al faltar el Rey, el poder naturalmente debía volver al pueblo… ¡Interesantísimo!.
                        El coronel uruguayo Ulises del Valle Prada pudo resolver una duda que siempre me asaltaba cuando veía el mapa y no me explicaba la existencia de Uruguay entre los dos gigantes del Atlántico sur. Él mismo plantea que su país es culturalmente similar a la Argentina y territorialmente parecido al Brasil. Aquí interviene la geopolítica y, cuando no, la Gran Bretaña: Se necesitaba un elemento de equilibrio entre los dos colosos que evitara las reyertas y que la competencia comercial derivara en conflictos que podrían conducir a guerras de desgaste. Si bien el pueblo uruguayo podría sentirse más identificado (por origen, idioma y costumbres) con los argentinos, la ancestral “disputa de los puertos del Plata” entre BAires y Montevideo hizo que se marcaran las diferencias y las nacionalidades.
                        Un caso similar territorialmente, pero distinto en cuanto a origen, es el del Ecuador. También es un país pequeño, con costa en el Pacífico entre los grandes territorios de Perú y Colombia. Una amable conversación con el teniente coronel ecuatoriano Cristóbal Espinoza Yépez (el único veterano y héroe de guerra presente) me iluminó la diferencia: La distinción de la nación ecuatoriana con respecto a la peruana se empieza a forjar en la época precolombina, puesto que los valles de Guayaquil estaban fuera de las rutas comerciales del Imperio Inca, al que siempre se resistieron tratando de mantener su autonomía. Con la conquista española, el puerto de Guayaquil fue un polo de desarrollo en torno al cual se aglutinaron los elementos autóctonos y mestizos que se sentían diferentes a la nación incásica. Esto no impidió que los ecuatorianos contribuyeran con hombres, armas, suministros y vestuarios a los ejércitos independentistas que luchaban en el Perú.
                        Por último voy a destacar la conferencia del coronel brasileño Francisco Mineiro Junior, quien en forma entretenida y didáctica nos mostró cómo la colonia portugesa en América (para Portugal sí era una colonia) se desarrolló rápidamente gracias a la llegada de la familia real (toda la corte con más de 1.500 personas) al Brasil huyendo del dominio y vejación napoleónica. Como el centro del imperio portugués estaba en Brasil, en el país surgieron caminos, se modernizaron puertos, se permitió el establecimiento de industrias y talleres de manufacturas, en fin, todo lo que antes estaba prohibido a una colonia destinada a producir materias primas y consumir productos manufacturados en la metrópoli. Por supuesto que tan vasto país iba a despertar el apetito de otras potencias, por eso, cuando el Rey volvió a su trono en Portugal, dejó a su hijo con las siguientes palabras: “Si alguien va a tomar el poder del Brasil, prefiero que seas tú”… y así fue. El coronel Mineiro también desmitifica la “pacífica independencia del Brasil”: Si bien don Pedro I gritó ¡Independencia o muerte!, asumiendo como emperador del Brasil independiente (impidiendo que se desmembrara como la América española), se lucharon cruentos combates con la pérdida de 20.000 a 40.000 vidas entre independentistas y quienes querían mantener el coloniaje. Esta “guerra olvidada” era desconocida para mí, asi como para la mayoría de los presentes (e incluso los programas de educación primaria brasileña), ya que se mantuvo oculta para permitir el desarrollo de lazos comerciales con Portugal… ¡Más que interesante!.
                        Esta entrada ya se prolonga mucho, pero hubo otros temas interesantes: la conquista de la Banda Oriental por Portugal. Las Guerras Internas argentinas (en las que J.M. Carrera no tuvo un papel tan preponderante como creemos en Chile). El curioso caso mexicano, en que al final de una prolongada guerra de guerrillas, el ejército realista, al mando del general Iturbide, de ideas liberales, fue el garante de la independencia. Los diferentes procesos independentistas de Guatemala y El Salvador. En general todos los conferencistas muy claros y llanos a compartir conocimientos. No creo que hubiera tenido la oportunidad en otras circunstancias de, por ejemplo, conversar con un general de división argentino. Todo hizo de la experiencia un momento memorable.
                        En lo extra-curricular, estuve almorzando (un contundente refrigerio ofrecido por la Comandancia General del Ejército) con Jaime Alegría que diseñó el Museo Histórico Militar de Santiago y la parte de la escuadra Libertadora del Perú en la Casa de O’Higgins en Lima. Ahora a cargo del Museo de Carabineros, es una persona con vasta experiencia y conocimientos. Para mí fue un honor compartir con él y le agradecí los espléndidos momentos pasados visitando sus obras museológicas. También conversé brevemente con don Octavio Campusano, director honorario del Instituto de Investigaciones Históricas J.M. Carrera y con… el coronel Kulakov, agregado militar adjunto de la embajada de la Federación Rusa. Antes de irme, pude hablar con Alexis López, autor de varios reportajes y del libro “Los códigos secretos de los emblemas de Chile” que les recomiendo en este LINK.

La Resp:. Log:. José Miguel Carrera destaca por la medalla en el pecho de su Venerable Maestro.

El coronel Kulakov negó parentezco con Vladimir Putin, pero yo lo encuentro bastante parecido.
Jaime Alegría un agradable contertulio y compañero de almuerzo.

Alexis López periodista e investigador histórico que va más allá de las evidencias.

Los expositores recibiendo un reconocimiento de manos del general Marcos López. Para variar, el mediocre fotógrafo dejó afuera a los representantes de Argentina, Brasil y al profesor Sergio Martinez
                        Estupendo congreso, espero que las palabras de despedida del presidente de la Academia de HistoriaMilitar, general de división Marcos López, se hagan realidad y pronto se efectúe un segundo congreso, en el que se aborde el tema de las operaciones militares en mayor profundidad.

jueves, 26 de octubre de 2017

El Roble

                           Hace 4 años, con motivo del bicentenario del combate de El Roble, diseñé un escenario para hacer un wargame para ESMOSACA, que pueden revisar aquí. En ese momento lo probé con soldados sin pintar y con un terreno muy burdo. Aunque aún no tengo todas las figuras, pude llegar a una representación bastante tolerable.
El campo de batalla: El cerro donde se realiza el combate está representado por dos tableros de 6x6 cuadros. Quedan tres cuadros a lado y lado. los 3 cuadros a la derecha no forman parte del área de juego pero sirven para posicionar las unidades que ingresarán en los turnos que marcan los dados según el diseño del escenario.
                    Las zonas boscosas limitan los puntos de entrada de los refuerzos y permitirán el resguardo de unidades contra el fuego enemigo. La idea de los tableros superpuestos se puede mejorar estéticamente con un reborde triangular que represente la ladera. Este mismo procedimiento se puede utilizar en el escenario de San Carlos.
Las posiciones iniciales: A izquierda la infantería y artillería realista mandada por Asenjo. Frente a ellos, los infantes reunidos por Prieto como primera línea de defensa. Fuera del área de juego, las unidades que ingresarán a medida que vayan pasando los turnos y superen el efecto retardante de los cañones de Urrejola. Los dados rojos marcan los punto de entrada de la infantería de Quintanilla (las 2 bases en el extremo inferior derecho) y los lanceros de Lantaño (representados por los Húsares de la Concordia en el extremo superior derecho) 
Los primeros enfrentamientos: Prieto a caballo dirigirá las huestes independentistas. Al fondo, Asenjo comandará los realistas (representados por el batallón Chiloé, con uniformes más llamativos)
En las primeras descargas las bajas realistas e independentistas son similares; a pesar de su inferioridad numérica, los hombres de Prieto resisten el primer embate. Morla también hace lo suyo y en el primer duelo artillero logra silenciar un cañón de Urrejola como se ve en la imagen (ver regla de este escenario en el link de más arriba)
A pesar del ingreso de los cañones de García, los hombres de Prieto empiezan a acumular bajas y se desordenan
Prieto pone a sus hombres a cubierto, pero Maruri puede ingresar formando una débil línea de resistencia más atrás. Quintanilla ingresa con los hombres del batallón Valdivia (extremo superior izquierdo) para cubrir una eventual retirada o apoyar un avance general.
José Diego Benavente se suma al combate con los Dragones a pie. Lantaño ingresa con sus lanceros/húsares para proteger el flanco izquierdo realista.
Los Dragones de Benavente logran rechazar con fuego de fusilería a los jinetes de Lantaño. Con el flanco asegurado, Prieto reune a los hombres de Benavente con los restos de los fusileros que resistieron el primer ataque realista. ¡A tiempo!, pues Maruri se debe retirar agobiado por las bajas producidas por los cañones y fusiles de Asenjo. 
Aprovechando que el solitario cañón de Urrejola sigue impidiendo el ingreso de los refuerzos independentistas, Asenjo reorganiza sus fuerzas y logra un volumen de fuego que desordena y obliga a retirarse a la infantería de Maruri y Benavente.
Prieto logra reorganizar a su infantería, recibiendo el refuerzo de O´Higgins, con lo cual los independentistas logran la superioridad numérica.

Finalmente ingresan los Húsares de José María Benavente. A pesar de lograr desordenar a los dragones de Prieto (al centro), las bajas realistas, que incluyen un artillero han reducido su volumen de fuego y ya es evidente que no podrán ganar el escenario y podrían sufrir una derrota decisiva si son cargados por los húsares. Los fusileros de O'Higgins acortan distancia y sus descargas son más efectivas.
                 A estas alturas se me agotaron las baterías de la cámara, pero sólo queda la retirada realista. las bajas fueron similares para ambos bandos: 5 1/2 bases, lo que traducido a cifras reales (considerando la proporción de los combates napoleónicos) es de 22 muertos, 77 heridos y 11 desaparecidos. Similares a las bajas realistas en el combate real, pero solo 1/3 o 1/4 de las bajas independentistas (claro que este escenario no contempla el ataque al campamento de la caballería, donde los realistas cargaron contra hombres desprevenidos y desarmados). El tiempo del combate fue de 45 minutos, los que se jugaron en poco más de 2 horas reales.
              Un entretenido escenario, en que las decisiones entre disparar y desplazar o reorganizar las unidades puede determinar diferencias significativas, por lo que creo que lo repetiré aprovechando el fin de semana largo. También modificaré la regla del duelo artillero. el único cañón de Urrejola retrasó el ingreso de O'Higgins hasta el turno 10 y a los húsares hasta el turno 12. Creo que Morla debe seguir tirando sus 2 dados. 







miércoles, 11 de octubre de 2017

LOS INFANTES DE LA PATRIA

                        El viernes en la noche fuimos con María de los Ángeles a conocer un nuevo restaurante de Curicó. Pedimos unos Mojitos con algunos rolls de Sushi (es nuestra manera de hacer fusión en gastronomía). Nos recibió un garzón venezolano (lo reconocí por el acento y le gané la mitad de la cuenta a María de los Ángeles) y luego nos atendió una garzona argentina…No había mucha gente, así es que pudimos conversar con ellos sin problemas. Ambos contentos, integrados y optimistas (más que los chilenos).
                        Al día siguiente de esta experiencia, me puse a pensar en la importante migración haitiana al país y, particularmente a Curicó donde, según un conocido de la Cámara de Comercio, ya contamos con casi 4.000 haitianos. Esta cifra ya es evidente en una ciudad con algo más de 100.000 habitantes. Según el censo de 1813, la provincia contaba con cerca de 30.500 habitantes, de los cuales se consignan algo más de 2700 “mulatos” y 2 “negros”. Como no están consignados los “zambos”, podemos suponer que durante la Patria Vieja en Curicó el 10% de la población tenía algún grado de ascendencia africana. Por lo tanto, para los alarmistas y todos aquellos que miran la migración con malos ojos, aún en nuestra provincia estamos con bastante déficit para alcanzar la proporción de población afrodescendiente del comienzo de nuestra gesta emancipadora de la que tanto nos enorgullecemos, pero de la que tan poco sabemos.
                        Uno de los mitos que más se repite es que el batallón de Pardos, luego bautizado de Infantes de la Patria estaba constituido por esclavos que “abrazaron agradecidos la causa de la libertad luego de la promulgación de la ley de Libertad de Vientre…” Nada más lejos de la realidad: Los afrodescendientes del batallón eran hombres libres, la mayoría con oficios o artesanos que formaban la naciente clase media colonial. A diferencia de los batallones coloniales de la época, los Infantes de la Patria tenían oficiales y suboficiales afrodescendientes y se alistaban para tener derecho al fuero militar y uso de uniforme como los otros milicianos del Reino. Solo en septiembre de 1814 se incorporaron esclavos libertos al batallón de Ingenuos, que luego se fundió con los Infantes de la Patria para constituir el 4° Batallón de Infantería en la campaña de Rancagua.
                        Los Infantes de la Patria defendieron con honor sus banderas en todas las campañas de la Patria Vieja y los 94 sobrevivientes del cuerpo llegaron con una a Mendoza después del combate de Los Papeles (donde se perdió la del cuerpo de Ingenuos).

                        Antes de chocar con el “muro del wargamer” había empezado a preparar figuras para representar este batallón. Si algún día reinicio este proyecto, completaré las 24 o 26 figuras que formarán el batallón en las recreaciones de San Carlos, Talcahuano, Chillán y Rancagua. Aunque muchos no tenían uniformes propiamente tales, los oficiales y suboficiales deberán vestir las vistosas casacas rojas con divisas y pecheras verdes. También una pequeña licencia histórica me hace pensar que un tambor con casaca verde y pechera roja se verá muy requetebién (chilenismo = cool).

Esta es más o menos la idea. Oficiales, suboficiales y tambores con uniforme completo, el resto con variantes civiles. Para ESMOSACA se requieren fusileros de pie, así es que se modificarán los hincados con las extremidades de los "heridos"

Algunos solo portarán pistolas, para enfatizar estatus de milicias.

Me pareció demasiado armarlos con lanzas, este llevará ese fusíl. Obviamente se debe repintar la piel.

Pintados no se debiera reconocer los retoques con Greenstuff, ni los diferentes orígenes (HAT, EMHAR, Revell)